Toda empresa, emprendimiento o comercio tiene un valor que se determina a través de ciertas variables como sus ventas, mercado objetivo, beneficios, etc. Sin embargo, no es tan sencillo en principio conocer cómo valorar un negocio o emprendimiento.

En el momento e que se sabe cuánto valor tiene un negocio o emprendimiento, es más sencillo para otros inversores e interesados saber cuánto dinero pueden invertir y qué retorno de inversión (ROI) tendrán.

¿Cómo es el proceso metodológico para valorar un negocio?

Existen muchas maneras y procesos metodológicos para valorar un negocio, uno de los más utilizados es mostrar las cifras del negocio o emprendimiento en un periodo específico, por ejemplo:

supongamos que tu emprendimiento se fundó en diciembre de 2016, poco a poco recibió inversiones, creció y tuvo una mayor demanda por parte de los consumidores. Al momento de buscar nuevos inversores, esas cifras del antes y el después son elementales.

Es importante mencionar que los negocios tienen un valor dependiendo de la generación de riqueza que tengan, esto se traduce en un flujo de caja que arroje números positivos.

Modelo de simulación financiera para valorar un negocio

Otro de los procesos metodológicos para valorar un negocio son los modelos de simulación financiera, en el que se puede mostrar cómo en el futuro el emprendimiento o negocio puede crecer y mejorar los resultados actuales.

En los modelos de simulación financiera puede participar cualquier tipo de emprendimiento siempre y cuando muestre sus ventajas competitivas y la productividad que tienen, también forma parte de este modelo los promotores de nuevos negocios, quienes se apoyan en los números.

Valorar las acciones

La cantidad de acciones que haya entre los socios e inversionistas, así como su precio son vitales para valorar un negocio, es lo que se conoce como el mercado de capitalización bursátil.

Un ejemplo es el siguiente: si usted y su socio aportaron 5.000 dólares a su empresa y esta se dividió a su vez en 500 acciones, cada acción tiene un valor de 10 dólares, pero si en dos meses este valor subió mucho más y cada acción vale 20 dólares, entonces ese negocio ya tiene una valoración bursátil de 10.000 dólares.

Este indicador lo toman en cuenta los interesados en comprar y vender acciones y deciden comprar muchas más, entonces su empresa tendrá más valor y los precios de estas acciones seguirán creciendo.

Valor contable

Otra forma de conocer el valor de un negocio o un emprendimiento es a través del valor neto contable, en el cual el CEO o encargado de finanzas prepara un balance con la situación financiera de la empresa.

Para determinar el valor neto contable de una empresa, se utiliza una fórmula que se calcula de la siguiente manera:

Total activo real neto – exigible a largo plazo – exigible a corto lazo = valor neto contable

El total activo real neto es el costo neto de la empresa, los otros dos valores corresponden a cuánto se puede exigir tanto en el largo como en el corto plazo por ella y tenemos como resultado el valor neto contable.

¿Por qué es importante valorar un negocio?

Aprender a valorar tu negocio te ayudará a generar mayor confianza en los inversiones, así podrás incrementar tu rentabilidad, obtener mayor financiamiento y llegar a otros lugares nuevos.

Además, al momento de tomar decisiones en beneficio de la empresa, tendrás más claridad de lo que puede suceder y qué riesgos asumir.

Otro punto clave es la viabilidad del negocio, es decir, qué tan lejos y rentable puede ser en el corto mediano o largo plazo, algo que pocos emprendedores entienden al principio y les produce conflictos e incluso el fracaso del proyecto.

Como puedes ver, valorar un emprendimiento no es tan sencillo, requiere de buenos números, rendimiento y confianza por parte de los consumidores e inversionistas para lograr un flujo de caja y una valoración positiva.

Es importante que cuides muy bien las estadísticas de tu negocio, revises los cambios que han sucedido en los últimos días y hagas comparaciones en tiempos determinados (un mes, dos meses o un año), para aportar la mayor cantidad de información posible a los potenciales inversores o clientes y crecer.

Al final del día, recuerda que “una empresa vale lo que alguien esté dispuesto a pagar por ella”, lleva siempre esas palabras presentes.

Categorías: Emprenous

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial