fbpx

El dicho de que somos lo que comemos está bastante cierto, pues los nutrientes que le aportamos a nuestro cerebro son fundamentales para llevar a cabo nuestras tareas diarias y, además, mantener una salud estable.

Sin embargo, hay comidas que no son nada buenas para nuestro cuerpo y cerebro, por lo que la calidad de nuestra dieta diaria estará directamente vinculada sobre cómo funcionará el cerebro, un órgano que requiere de ciertos componentes para poder mejorar la memoria y nuestras capacidades cognitivas.

Sin embargo, si quieres que eso suceda, aquí tienes los peores alimentos para tu cerebro, aquellos que debes evitar a toda costa si de verdad no quieres sentirte cansado en el futuro.

Azúcar

Las azúcares son importantes para nuestro cuerpo porque se convierten en glucosa, pero abusar de ellas, especialmente cuando vienen acompañadas de químicos y otras sustancias, es muy perjudicial para el cerebro.

Comer alimentos muy dulces, golosinas, refrescos y otros productos envasados es bastante dañino para la salud por los químicos azúcares que tienen para su conservación, por lo que un abuso al ingerir estros productos solo arruina nuestro rendimiento cognitivo.

Y es que también el azúcar en exceso nos puede provocar una diabetes e incluso problemas neurológicos como convulsiones, por lo que no se recomienda su abuso.

Grasas hidrogenadas o saturadas

Es muy frecuente encontrarlas en alimentos conservados como galletas, jugos y algunos lacteos como el yogurt y el queso. Aunque están prohibidas, la verdad es que aún se utilizan en menor cantidad.

Y es que las grasas hidrogenadas contienen una combinación de grasa vegetal con hidrógeno, lo cual mejora su textura y abarata los costos de producción, pero también hace mayor daño a nuestro cerebro.

El consumir exceso de estas grasas hace que el cerebro funcione bastante lento y nuestras actividades cognitivas se vean cada vez más limitadas, por lo que podríamos dejar de recordar cosas o nos dolería la cabeza al pensar mucho en algo o intentar estudiar.

Si eres amante de estas comidas, lo mejor que puedes hacer es consumirlas con poca frecuencia y así evitar sufrir de otros síntomas como la depresión y la ansiedad, lo cual produce daños a la larga.

Embutidos y alimentos procesados

Además de comprobarse que los alimentos de charcutería o fiambrería tienen altas probabilidades de producir cáncer en quienes los consumen, el hecho de consumir alimentos de este tipo implica exponernos a conservantes muy fuertes que a veces el aparato digestivo tarda días en digerir (por más que realices evacuaciones).

Estudios recientes indican que el consumo constante de embutidos puede provocar que nuestro cerebro decaiga motivado a que nuestro sistema nervioso recibe el impacto de los conservantes y podría producirse enfermedades degenerativas.

Categorías: Emprenous

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial