El dinero o el financiamiento son importantes para un emprendimiento, pues determinará su expansión y crecimiento de acuerdo con las metas que se fije el equipo de trabajo.

A menudo escucho a cientos de personas decir que no emprenden porque no tienen capital o dinero suficiente, algo que, según la situación económica, puede ser verdad.

Recientemente te comenté cómo inicié un negocio en Venezuela sin gastar un solo centavo, pero también es entendible que no todos los emprendimientos son así, ya que un brazo robótico o una nueva invención tecnológica requiere de piezas que a su vez son costosas.

Pero esto tampoco es un impedimento para iniciarse con una nueva idea de negocio que cambie el mundo, pues esos recursos los puedes encontrar, te explicaré cómo puedes hacer.

Lo primero ¿Es necesario tener capital para emprender?

Como te comenté en la primera parte, hay emprendimientos que necesitan de dinero para iniciar y hay otros que no, piensa un momento si el tuyo lo necesita.

Y hay una forma sencilla de probar esto: supongamos que eres diseñador gráfico y quieres montar tu propia agencia de diseño ¿Para esto necesitas capital? Puede que estés pensando “obvio, hay que pagar espacios, impuestos, etc”, pero la verdad es que no.

Conozco personas que incluso tienen agencias freelance, es decir, no hay un espacio físico, sino que cada persona trabaja desde su casa y luego solo tiene que enviar el trabajo o un reporte con lo hecho.

Aquí no hay espacio físico ni gastos de este tipo, claro, con el tiempo sería conveniente que establecieras mejor tu emprendimiento y lo saques adelante.

Pero también está la otra parte de los emprendimientos que sí requieren capital como una marca de ropa, un nuevo invento, etc. Así que te explicaré un poco cómo hacer.

Habla con familiares y amigos

Este capital es el que se conoce como capital semilla y viene normalmente de amigos o familiares con los que tienes mayor confianza y deciden ayudarte.

Con ellos debes hablar seriamente, ofrecerles algún beneficio a cambio del dinero que te puedan facilitar y decirles que es una inversión en el que el retorno viene a mediano o largo plazo.

Si vas a pedir a tus amigos el dinero, tienes que dejarles en claro que no pueden confundir amistad con dinero, esto también tendrás que explicarlo para evitar conflictos a largo plazo.

Si consigues la primera ronda de financiamiento a partir de estas personas, entonces a trabajar duro y no dejarlos mal.

Crowfunding o campañas de recolección en Internet

Este es un método muy utilizado por los millennials, y consiste en hacer uso de campañas de recolección en Internet, llamadas en inglés crowfunding.

Consiste en ingresar a plataformas como GoFundMe o KickStarter y escribir de qué trata tu idea, cómo la quieres financiar, cuál es el fin y qué le ofrecerías a los que te ayuden, algunos se interesarán en el proyecto y podrían ayudarte.

Incluso hay casos de inversores que ingresan a estas plataformas en la búsqueda de nuevas oportunidades y se consiguen con ideas que les gustan, por lo que llaman a estos emprendedores y deciden financiarlos directamente.

Algo que sí te quiero pedir encarecidamente es que si usas este mecanismo estés consciente de que alguien deposita su confianza en ti, así que no lo puedes defraudar.

He conocido casos de personas que utilizan las campañas de recolección para proyectos personales como viajar o comprarse ropa, cuando estas plataformas no fueron creadas inicialmente con este fin.

Alianzas

A mí me gusta mucho esta forma de obtener financiamento porque, al final, se consiguen ideas mucho mejores y hay un intercambio de conocimiento muy importante.

La alianza no es más que unirte con otros emprendedores o personas con tus mismos intereses y entre todos hacer un aporte mucho más grande, recuerda que nadie puede solo y siempre necesita ayuda.

Conocí el caso de un amigo que montó una marca de gorras, pero no le iba tan bien con el dinero, así que hizo alianza con una marca del mercado textil y ahora su empresa creció mucho más y tiene pensado iniciar la exportación.

No le tengas miedo a unirte con otras persona. Siempre que una idea sea buena y encaminada, estará condenada al éxito.

Algunas ideas iniciaron con poco dinero

Antes de despedirme, quiero dejarte algo en claro. Muchos de los emprendimientos que hoy conocemos se iniciaron sin una sola moneda, simplemente tenían las ideas claras y crecieron poco a poco hasta llegar a donde llegaron.

Un ejemplo es UPS, este servicio de código postal inició con 100$ y dos bicicletas, hoy es la empresa de servicio postal más importante de Estados Unidos y tiene sedes en casi todo el mundo.

Lo mismo ocurrió con Ikea, la empresa de muebles, tenía muy poco dinero e incluso necesito de algunas ayudas externas y ahora es el fabricante de muebles modulares más importante del mundo.

Lo que quiero que tengas claro es que lo difícil no es conseguir el dinero, lo difícil es que aún no hayas empezado con tus ideas a transformarlas en realidades.

Recuerda que una idea de negocio o un emprendimiento puede ser extremadamente bueno, pero si este no se inicia y solo se queda en la mente, es como comprar un celular y dejarlo en una gaveta, no tiene ninguna funcionalidad.

Mi recomendación es que no pierdas la motivación o las ganas de llegar a la meta porque no tienes dinero, hay miles de formas en el mundo actual de conseguirlo, solo necesitas dejar los miedos o la pena e ir por lo que necesitas.

Ninguna idea de negocio de las actuales se hizo porque a los emprendedores les llegó el dinero así como así, ellos tuvieron que prepararse, trabajar con fuerza y vender su idea a inversores, familiares, amigos etc, hoy triunfaron más que nunca.

¿Es difícil? Sí, lo es, pero nunca será más complicado que no haberlo intentado y vivir con esa frustración siempre, ve por lo que quieres, consigue tus objetivos y verás cómo te será recompensado todo ese esfuerzo.

 

Categorías: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial