La motivación es un pilar fundamental para cualquier emprendedor, pues esta le permite concentrarse en sus objetivos, disfrutar sus logos y seguir adelante con sus proyectos. Pero, como todo, a veces se pierde o no está tan alta como en un principio.

Y es que durante nuestros proyectos surgen situaciones o realidades que nos afectan, nos complican la vida y nos hacen pensar que todo lo que hacemos no está bien o no lleva a ningún lado, en ese preciso momento empieza a perderse la motivación.

Pocas son las personas que conocen exactamente qué es la motivación y para qué sirve, así que comenzaremos explicándote un poco este punto.

¿Qué es la motivación?

La motivación no es más que un proceso interno de cada persona en el que esta inicia y mantiene una serie de conductas con la finalidad de cumplir un objetivo o satisfacer una necesidad.

Motivación puede ser una actividad tan sencilla como comer o tomar agua, pero también lo son objetivos más complejos como tener 100 millones de dólares o lanzar un negocio rentable y acabar con la crisis económica.

Pero la motivación distinta para cada actividad que hacemos, quizás para comer no tengamos mucha motivación, pero para comprar un carro de lujo sí, todo depende del nivel de interés que le pongamos a la actividad que queremos lograr.

¿Cuáles son las mejores fuentes de motivación en el caso de un emprendedor?

Al momento de iniciar una startup, emprendimiento o pequeño negocio, es necesario mantenerse motivado en todo momento para obtener los objetivos esperados, si esto no pasa, simplemente el proyecto no saldrá de la forma correcta.

Pero también ocurren situaciones que llevan a los emprendedores a desmotivarse como la falta de dinero, pocos clientes y cualquier otro resultado que no salga tal cual estaba planeado.

Salvo que todo esté muy mal, siempre hay formas de corregir las situaciones y llevarlas adelante, por eso te dejamos estas 5 mejores fuentes de motivación que te ayudarán a mantenerte fuerte y positivo en todo momento.

Tómate un tiempo para repensar las cosas

Esta es la fuente de motivación más importantes y la principal de todas. A veces las actividades del día día y el estrés constante nos desmotivan y nos hacen olvidarnos de por qué empezamos un proyecto o una meta, algo que no es bueno para nadie.

A veces es necesario hacer un alto, pensar sobre nuestras ideas, por qué las llevamos adelante y qué falló, justo ahí es en donde debes buscar una solución que te ayude no solo a ti, sino a todo tu entorno.

La idea es que le des vuelta a la situación, no que te estanques en ella, solo así podrás seguir adelante y volver a motivarte.

Piensa en tus progresos o avances, una fuente de motivación fundamental

Por más pequeño que sea un logro o un avance, significa que diste un paso más y eso es importante para mantenernos motivados y seguir con nuestras ideas o proyectos personales.

Una buena idea para recordar tus progresos es que los anotes. Por ejemplo: si esta semana vendiste 30 unidades de un producto y la semana que viene solo vendes 20, piensa en que tuviste un avance importante que sumado da 50 productos, así en vez de pensar solo en lo reciente, recuerdas el resto y no te afectará tanto.

Otra cosa muy importante es siempre fijarnos objetivos claros y medibles, por ejemplo, un cuerpo de playa bien tonificado en 3 meses, salvo que tengas una genética muy buena, no se puede lograr, pero en 6 meses sí, entonces es mejor tomar el segundo objetivo y mantener las fuentes de motivación en ese enfoque.

Mentaliza tu vida una vez que logres tus propósitos

Siempre que puesas hacer este truco psicológico, hazlo, no es tan difícil, simplemente tienes que pensar cómo te verías con tus metas logradas y agrégale todos los detalles posibles a esa mentalización, siempre disfruta el momento.

Piensa en cómo sería tu empresa contigo como el gran CEO sentado en tu oficina con vista a toda la ciudad, o el cuerpo de playa que vas a tener después de tanto sacrificio, eso será puro combustible motivador para ti.

Si es posible que lo hagas diariamente por unos minutos, mucho mejor, así sabrás cómo afrontar las decisiones difíciles con mejor mentalidad y más fortaleza.

Aprende de tus errores (y trata de no cometerlos de nuevo)

Si hiciste una mala inversión o algo salió mal en una presentación a un cliente, no hay por qué caerse y darlo todo por perdido, simplemente debes ver los errores cometidos, corregirlos y procurar en lo posible de no volverlos a cometer.

Como seres humanos, cometemos errores, es algo normal en todos nosotros, lo importante es saber cómo afrontarlos y no desmotivarse. Si quieres llorar, llora; si quieres reír, ríe, pero no dejes ninguna emoción represada, es mejor desahogarse y sacar fuerzas para comenzar de nuevo.

Aprende a preparar tu mente para los tiempos difíciles

Sí, aunque no lo parezca, esta es una fuente de motivación muy importante para crecer, pues en los momentos más complicados es cuando necesitas mayor fortaleza mental para asumir los problemas.

En los momentos de crisis es cuando vienen pensamientos de derrota, fracaso o decepción, es importante saber bloquearlos y no tener miedo de que estos vengan a tu mente.

Lo importante es que en los bajones pienses en todos los motivos que te llevaron a donde ahora estás y cómo puedes hacer para superar cada situación, a los pocos días volverás a motivarte y a seguir adelante.

Aquí puedes acudir siempre a tu equipo de trabajo o a tus amigos, ellos sabrán darte los consejos o herramientas necesarias para continuar y no perder el foco.

Esperamos que estas fuentes de motivación para emprendedores te motiven y hagan que tus ideas crezcan mucho más, un emprendedor se puede caer, pero cómo se levante es la clave que definirá su éxito para siempre.

Cree en ti, en lo que puedes hacer y en lo que has logrado, tus resultados serán los mejores.

 

Categorías: Emprenous

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial