Todos hemos querido emprender algo en algún momento de nuestras vidas. Una actividad nueva, un proyecto o un negocio. Emprender es parte de la vida y a medida que vamos haciéndonos mayores, adquiere más y más importancia el hacerlo. Aparecen más razones para empezar y hay también más responsabilidades detrás de ello.

Dependiendo de la actividad que deseemos emprender, se necesitará tener en cuenta unas cosas u otras, pues la gama de posibilidades es infinita. En este artículo trataremos de mencionar algunos consejos que sean capaces de adaptarse a la mayoría de los casos.

Está claro que para emprender lo principal es tener una idea, la cual constituye la proyección de aquello que queremos llevar a cabo. Luego, los pasos siguientes, aunque van a variar según la naturaleza del emprendimiento, siempre consistirán en perfilar y ejecutar la idea.

Todo emprendedor debe ser flexible

¿Por qué? Pues porque las ideas suelen ir cambiando con el tiempo y lo normal es que se moldeen a medida que se vayan preparando para su ejecución. Como cualquier cosa que aparezca en nuestras mentes, para ser llevadas a la realidad, las ideas de emprendimientos deben pasar por ciertas modificaciones antes de volverse un hecho.

Además, perfeccionar la idea es un paso primordial para llegar a un final exitoso. Lo común es que al ir pensando en ella, al ir armándola en la cabeza, nuestra idea cambie, ya que empezamos a notar cosas y darnos cuenta de puntos que no habíamos estado considerando.

Puede pasar que necesitemos modificar los parámetros o el concepto inicial de nuestro emprendimiento para que pueda llevarse a cabo más fácilmente. Hay que estar preparados para asumir estos cambios, así como para asumir que habrán personas cuyo conocimiento y experiencia sobre el tema serán más útiles que nuestro propio empeño.

Se debe escuchar al mercado

Aunque siempre será bueno escuchar los consejos de personas que tengan más experiencia sobre nuestro tipo de emprendimiento y sobre emprendimientos en general, lo más recomendable es que estudies las necesidades del mercado al que te piensas dirigir.

No está demás consultar libros y especialistas; asesorarnos bien siempre es buena idea. Pero el asesoramiento que tengamos debe enfocarse más bien en evaluar cuáles son las características que posee el objetivo de nuestro emprendimiento, cuáles son sus necesidades y cómo las satisfacen, estadísticas, resultados, etc. Todo esto debe influir en la forma final que tome el emprendimiento.

Probar la idea constantemente

Esto es importante tanto para nosotros mismos, como para el futuro del emprendimiento como tal. Aquí con “probar” nos referimos tanto a “hacer pruebas”, como a “dar pruebas”. Hacer pruebas ayudará a nuestra idea a que se perfeccione y se fortalezca; dar pruebas nos servirá para reafirmarnos en nuestras expectativas y como base de credibilidad.

Parte de todo negocio es ganarse cierta respetabilidad que pueda infundir confianza a los clientes. Esto solo se consigue con experiencia que pueda reflejarse en hechos, es por ello que debemos probar nuestra idea constantemente. Una vez que el emprendimiento se haya probado a sí mismo y haya salido exitoso, quedará probarlo ante los demás como paso final de consolidación.

Conseguir asociaciones estratégicas

Aunque el siguiente pueda parecer un consejo obsoleto, bien aplicado resulta de mucha utilidad: solo comenta tu idea con personas que puedan aportar cosas útiles y positivas a la misma.

No estamos hablando de subestimar las opiniones de algunas personas bajos las opiniones de otras. Es un asunto de practicidad. ¿Para qué perder el tiempo compartiendo tu idea con personas que no pueden o que no desean aportar nada? Hacer lo contrario nos llevará a establecer relaciones más ventajosas para nuestro emprendimiento. Aplicando esto, envolveremos a nuestro proyecto en un entorno de creatividad y desarrollo.

La idea central de este consejo es delimitar nuestros negocios muy claramente, sin mezclarnos con afectos personales ni con otras áreas de nuestra vida.

Categorías: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *